¿Quién paga los gastos de un contrato de arrendamiento?

Documentos Legales abr. 14, 2021
¿Te están cobrando alguno de estos servicios en tu renta? Es probable que estés pagando más de lo que deberías y no te hayas dado cuenta aún.

¿Qué es un contrato de arrendamiento?

Un contrato de arrendamiento es el documento legal mediante el cual se acredita que un inmueble es puesto en renta.

Este es firmado tanto por el dueño de dicha propiedad, como por quien va a hacer uso de ella, conocidos también como arrendador y arrendatario, con la finalidad de proteger los derechos de ambos y señalar por escrito los gastos que deberá pagar cada uno.

Arrendador (izquierda) y arrendatario (derecha) negociando los gastos de un contrato de arrendamiento.

Es común que a la hora de rentar o dar en renta, arrendatarios y arrendadores recurran a los contratos pre hechos que se hallan fácilmente en internet, en lugar de acercarse a un bufete legal especializado en derecho inmobiliario, o de hacer uno propio.

Si esta clase de contrato está hecho minuciosamente, ¡enhorabuena, qué buena suerte!, pero si no, se pueden llegar a omitir muchos puntos de gran relevancia, lo que puede desencadenar graves problemas si alguna de las partes incumple con sus obligaciones.

Por ello es importante tener en cuenta todos los puntos que deben incluirse a la hora de redactar, aceptar y firmar uno:

  • Datos personales: Arrendador y Arrendatario
  • Datos personales del aval
  • Gastos del contrato de arrendamiento
  • Uso de suelo del bien raíz
  • Penalizaciones por incumplimiento
  • Conclusión
Arrendatario firmando un contrato después de leer sus derechos y responsabilidades

Datos personales: Arrendador y Arrendatario

Estos deben contemplar los nombres completos de las dos personas, sus fechas y lugares de nacimiento; sus identificaciones oficiales; sus CURP; sus domicilios y los comprobantes de estos (no mayores, por cierto, a 3 meses de antigüedad); sus datos de contacto, así como su posición dentro del contrato. Es decir, si son o arrendador(a) o arrendatario(a).

Aparte de ello, el arrendador deberá presentar la copia del último predial; la copia de escritura del inmueble, en donde se acredita que este está libre de gravamen —es decir, de los impuestos sobre el inmueble—; y si es posible, la copia del del avalúo catastral (en caso de ser una casa) o comercial del bien raíz.

Con esta última copia, la del avalúo, el arrendador puede justificar la cantidad de dinero que cobrará por la renta.

Datos personales del "aval"

Asimismo, a la hora de redactar y firmar el contrato, debe existir un fiador, también llamado aval, por parte del arrendatario.

Para que una persona pueda pueda ser considerada como tal debe acreditar una solvencia económica que le permita cubrir los gastos resultantes del incumplimiento de una o varias cláusulas del contrato.

Si, por ejemplo, el arrendatario decide dejar el inmueble rentado meses antes de la fecha establecida, el fiador tiene que estar en posición de pagar por la penalización que esto acarrea consigo.

Si el arrendatario no puede, por decir algo, pagar 20 mil por sus rentas vencidas y los intereses de estas, la responsabilidad económica recae en el fiador, que es quien deposita entonces ese monto de dinero.

Para la creación del contrato son necesarios los mismos datos del fiador que se les solicita a los arrendatarios y arrendadores: nombre completo, fecha y lugar de nacimiento; identificación oficial; comprobante de domicilio; e información de contacto; así como el o los documentos que corroboren que puede ser un aval o fiador. Un comprobante de ingresos es el papel perfecto para estos fines.

Aval firmando los gastos a pagar en caso de incumplimiento por parte del arrendatario

Gastos del contrato de arrendamiento

En el mismo papel, se deben consignar las fechas de pago y los costos mensuales, con número y letra, de la renta y los servicios de los que se hará uso en la propiedad, tales como:

  • luz
  • agua
  • teléfono
  • gas
  • internet

Y de forma paralela, se aclarará a quién de los dos le corresponde correr con estos últimos pagos. En algunas ocasiones, el precio de la renta que paga el arrendatario incluye todos los servicios mencionados, pero en otras, además de pagar la renta, se hace cargo, por fuera, de algunos o todos ellos.


También es necesario que en el contrato se especifiquen los derechos de arrendamiento de ambas personas. Detalles como si el bien se puede o no subarrendar, o si se puede o no modificar, remodelar, etc., tendrían que quedar por escrito para asegurar que en el futuro haya los menores problemas posibles.

Datos sobre el uso de suelo del bien raíz

Sobre todo para evitar multas o malentendidos con los organismos de gobierno correspondientes, es necesario aclarar con palabras  escritas si el suelo de la propiedad será usado para fines comerciales o de vivienda desde un inicio.

Para tener mucha más claridad sobre lo que se puede hacer en el inmueble, es conveniente que el arrendador le entregue al arrendatario una copia del plano original.

Cartel de Se Renta dentro de un inmueble de vivienda

Penalizaciones por incumplimiento del contrato

Finalmente, en el contrato de arrendamiento se debe expresar qué sucede si el arrendador o el  arrendatario faltan a sus responsabilidades, o en términos más formales, cuáles son las penalizaciones por no hacer aquello a lo que se comprometieron.

Las penalizaciones más comunes son las que paga el arrendatario cuando da la renta con retraso o decide dejar el inmueble meses antes del plazo marcado en el documento legal.


En el primer caso, el arrendador puede cobrar hasta el 5% de la renta por cada día de atraso. Y en el segundo, puede solicitar que se le paguen los meses faltantes que queden en el contrato, aún cuando el arrendatario no vaya a usar más la propiedad.

Si, por ejemplo, el pago de la renta mensual es de 6 mil MXN y el arrendatario decide irse 3 meses antes de la finalización del contrato, paga al arrendador 18 mil MXN como indemnización.

Si es el arrendador quien opta por finalizar el contrato antes de tiempo, es él el que debe buscar una manera justa de indemnizar a su inquilino por ello.

Conclusión

Para prevenir cualquier tipo de inconveniente, sin importar si eres arrendador o arrendatario, considera y agrega todos estos puntos la próxima vez que rentes o cedas en renta una casa, un local, un espacio o un terreno. Podemos asegurarte que un contrato bien hecho puede ser el soporte de tus derechos.


¿Te gustaría recibir más información acerca de temas inmobiliarios?

Suscríbete a nuestro blog


Etiquetas

¡Genial! Te has suscrito con éxito.
¡Genial! Ahora, completa el checkout para tener acceso completo.
¡Bienvenido de nuevo! Has iniciado sesión con éxito.
Éxito! Su cuenta está totalmente activada, ahora tienes acceso a todo el contenido.